Google+

jueves, 29 de julio de 2010

El principio del placer, José Emilio Pacheco


Si como poeta es un autor prolífico, José Emilio Pacheco (México, 1939) es un narrador más bien escaso. Cinco libros componen su obra narrativa: los libros de cuentos La sangre de la medusa y otros cuentos marginales (1959), El viento distante (1963) y El principio del placer (1972), y las novelas Morirás lejos (1967) y Las batallas en el desierto (1981). Todos breves, estos pocos volúmenes le han bastado a Pacheco para alcanzar un lugar de importancia en la ficción hispanoamericana. Tan es así que, por el conjunto de su obra, el escritor mexicano acaba de recibir el Premio Cervantes, equivalente al Nobel para la lengua española.

El principio del placer es la colección de relatos más conocida de Pacheco. Incluye seis cuentos de distinta extensión, temática y estructura. Podemos llamar “realistas” a los dos primeros (“El principio del placer” y “La zarpa”), ya que transcurren en un nivel de realidad que aceptamos como objetivo, reconocible por nuestra experiencia; los cuatro últimos, en cambio (“La fiesta brava”, “Langerhaus”, “Tenga para que se entretenga” y “Cuando salí de La Habana, válgame Dios”), están insertos en la literatura fantástica.

“El principio del placer” es el más extenso de estos cuentos. Está muy emparentado con la novela corta Las batallas en el desierto, ya que el protagonista es, en ambas narraciones, un muchacho que en el proceso de enamorarse por primera vez descubre la corrupción e hipocresía del mundo que lo rodea. Con una estructura de diario, este relato representa para su narrador y personaje principal el abandono de los sueños de la niñez y el despertar a la traición y a la venganza. “La zarpa” es la confesión de la narradora ante un cura de la envidia que siempre ha sentido por su mujer amiga. El cuento alude a esos sentimientos secretos, soterrados, que gravitan en torno a nuestras relaciones con los otros.

“La fiesta brava” está dividido en dos partes: primero leemos un cuento llamado “La fiesta brava”, escrito por un tal Andrés Quintana, que cuenta la historia del capitán Keller, un cruento ex combatiente norteamericano de la Guerra de Vietnam que, en un viaje a México, se enfrenta con una violenta civilización prehispánica que aún pervive en los cimientos de la enorme y moderna capital del país; la segunda parte nos relata cómo Andrés, un escritor fracasado, escribió el cuento que ya leímos y cómo de pronto los límites entre su ficción y su realidad se desvanecen, tal como en “Continuidad de los parques” de Julio Cortázar. “La fiesta brava” recuerda a “La noche bocarriba”, del mismo Cortázar, y a “Chac-Mool”, de Carlos Fuentes. Dentro del mismo relato estas influencias son mencionadas y, por ello, asumidas.

“Langerhaus” cumple a la perfección la condición que, según Todorov, debe tener cualquier relato fantástico: la vacilación. El narrador recuerda, raíz de enterarse de su muerte, a un excondiscípulo, talentoso intérprete de música clásica, que era acosado con frecuencia por sus compañeros y que nunca consiguió integrarse al grupo. Sin embargo, ninguno los antiguos camaradas que compartieron la escuela con el narrador recuerda al tal Langerhaus. ¿Se trata de un caso de esquizofrenia o más bien existe un ser sobrenatural que durante años ha acompañado al protagonista? La respuesta queda a criterio del lector. Este relato delata la influencia de Borges, concretamente de su cuento “La otra muerte”.

“Tenga para que se entretenga” narra la misteriosa desaparición de un niño ante los ojos de su madre; como en “La fiesta brava”, en esta ficción un pasado remoto se hace presente en el mundo contemporáneo para modificarlo, sugiriendo puentes ocultos entre distintas épocas. También “Cuando salí de La Habana, válgame Dios” aborda un viaje del tiempo inusitado que comunica dos siglos.

Con El principio del placer, José Emilio Pacheco consigue el extraño prodigio de escribir un libro de cuentos al que no le sobra ninguno. Realistas o fantásticos, cortos o largos, los seis relatos que conforman esta obra rehúyen la prosa fortuita, saben captar la atención del lector y le cuentan historias significativas, que se ocupan ya sea de la forma en que las taras sociales golpean al individuo, de nuestros íntimos desencuentros y de esa realidad inquietante y misteriosa que, a la vuelta de la esquina menos pensada, nos acecha. Muy merecido el lugar de preeminencia que en la narrativa mexicana tiene este cuentario.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

A pesar de la diversidad tanto temática como estructural de la que hablas, el libro tiene mucha identidad. Será que Pacheco es buen narrador. "Fiesta brava" me parece un cuento señor, sobre todo porque consigue insertar en el género fantástico asuntos típicos del "realismo" (como la frustración o la mediocridad del creador o el mundillo a veces -muchas veces- pedante de los escritores). El cuento que da título al libro, por otro lado, es muy entretenido por más que sea una clásica historia de iniciación. Insisto: será que es buen narrador Pacheco.
Un saludo, Javier.

Javier Munguía dijo...

Hola otra vez. Me parece que, como bien sospechas, lo que le da unidad a estos cuentos es lo bien narrados que están. Pacheco demuestra que se mueve bien tanto en el "realismo" como en la literatura fantástica, tanto en los cuentos cortos como en los extensos.
"Fiesta brava" me parece un relato interesante, bien armado, sorprendente en cierta medida. Sin embargo, creo que sus dos temas principales -el dolor de un creador fallido, por un lado, y la supervivencia de la cultura prehispánica en el México contemporáneo, por otro- no están del todo integrados.
De cualquier forma, este es un libro muy disfrutable, conmovedor a ratos, entretenido siempre, en ocasiones inquietante. Deberíamos aprender de él los que aspiramos a ser narradores competentes. Saludos de vuelta y muchas, muchas gracias por tus lecturas y aportaciones.

Anónimo dijo...

Me pueden decir cuál es el último libro que ha publicado
José Emilio Pacheco ¿

Guillermo

Javier Munguía dijo...

Hola, Guillermo. Me parece que lo más reciente suyo es una antología poética publicada por Era:

http://www.edicionesera.com.mx/index.php?option=com_virtuemart&page=shop.browse&manufacturer_id=105&Itemid=3

Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...