lunes, 17 de mayo de 2010

No preguntes por Mozart, Michael Morpurgo


Es de agradecerse que editoriales que publican libros en español pongan al alcance de sus lectores traducciones de títulos valiosos que de otro modo les hubieran resultado inaccesibles. Es el caso de No preguntes por Mozart, una muy breve novela de Michael Morpurgo (Inglaterra, 1943) publicada por primera vez en inglés en 2006, traducida y editada en nuestra idioma por editorial Castillo en 2008 y reeditada este año por esa misma casa editora. En vez de empobrecernos o de atentar contra nuestra identidad, el acceso a libros escritos originalmente en otra lengua nos enriquece, pues además de darnos noticia de obras inmersas en tradiciones literarias y culturas distintas a la nuestra, nos da cuenta de lo mucho que, en el fondo, nos parecemos los hombres y las mujeres de este planeta, sin distingo de razas.

En No preguntes por Mozart, una joven reportera (que protagoniza y narra la historia) tiene la oportunidad de entrevistar a Paolo Levi, uno de los violinista más célebres y talentosos del mundo. Pero la chica debe irse con tiento: no debe preguntar al gran músico ningún asunto personal y sobre todo no debe, bajo ninguna circunstancia, preguntar por Mozart, pues ello provocaría que Levi cancelara el encuentro. Para sorpresa de la nerviosa chica, apenas iniciada la entrevista el artista decide romper el silencio y le cuenta la historia que con tanto celo había guardado durante tantos años, una historia terrible, ubicada en la Alemania nazi, en la que los crímenes más aberrantes coexisten con la amistad, el afecto filial y la sublime belleza de la música.

Ficciones sobre la Segunda Guerra Mundial hay muchas, es verdad. Sin embargo, nunca está de más ayudar a la memoria a no olvidar las enormes tragedias que el ser humano es capaz de fraguar, sobre todo si se hace con la emotiva sencillez que desborda este pequeño libro. Sin caer en la truculencia, pero sin ahorrarle al lector el infierno del racismo y la violencia colectiva (temas que, por desgracia, siguen siendo tan actuales), No preguntes por Mozart es, pese a todo, una obra vitalista y esperanzadora que celebra el amor y el arte como un remanso contra los embates de la ambición de poder llevada a la locura.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...