Google+

jueves, 22 de octubre de 2009

Y colorín colorado este cuento aún no se ha acabado, Odin Dupeyron


Sí: esta es una novela de autosuperación. Es también una novela divertida e ingeniosa. Su nombre: Y colorín colorado este cuento aún no se ha acabado. Su autor: Odin Dupeyron, mexicano, actor y escritor de guiones para televisión. Este es su primer libro publicado.
 
¿Qué es lo que diferencia las novelas de superación como esta de las novelas consideradas gran literatura que no aspiran a consignar las verdades ocultas del ser humano ni su lado más oscuro, sino a susurrarle a su lector, entre líneas, las cuestiones más sencillas y accesibles, como que luchar por la libertad vale la pena, como que conocernos a nosotros mismos vale la pena, como que aceptarnos a nosotros mismos vale la pena, como que amar vale la pena? Algunos dirán que la diferencia estriba en la endeble formación literaria de unos autores, robusta en el caso de otros. Y quizá lleven razón. O apelarán a que desde el principio se hace evidente que los propósitos de la literatura de superación son distintos de los de la gran literatura, y quizá también estén en lo cierto. Yo creo sobre todo que la diferencia estriba en ese entre líneas ya consignado.
 
Mientras que en la literatura de superación el “mensaje” es consignado directamente por el narrador o por los protagonistas, en la “gran” literatura justamente está entre líneas. Aunque de pronto la línea entre unos libros y otros puede hacerse tenue. ¿Quién osaría llamar libros de superación a las novelas de Mendicutti? Sin embargo, ellas no hablan de otra cosa que del amor, de la libertad, de asumirse a uno mismo como es. Temas favoritos de cierto tipo de literatura de autoayuda.
 
Pero vayamos al libro que se supone es tema de esta nota. Una novela sencilla, algunos la podrían tachar incluso de ingenua, y muy disfrutable. ¿En qué reside su originalidad, qué la podría diferenciar de otras novelas de autoayuda? La forma en que está narrada, por supuesto.
 
Tenemos un narrador que es interpelado por sus personajes, quienes le piden o exigen, según sea el caso, que no termine el cuento que está contando, que aún no termine este capítulo, que haga esto, que haga aquello. Los personajes se independizan de la voluntad del narrador, asumido como el autor del texto que estamos leyendo. No llega hasta ahí el recurso, sino que el autor lo aprovecha para deslizar su opinión de que si ni siquiera los personajes de su libro están sujetos a su voluntad, mucho menos nosotros, seres humanos, estamos sujetos a la voluntad de algún creador posible o de terceros.

Tiene la osadía la novela de burlarse de su condición de libro de autoayuda y a la vez de hacer una reflexión al respecto. Veamos.

Dice un personaje: "Va a sonar a texto barato de un panfleto de superación personal, pero… tengo la luna, el sol y las estrellas, tengo las nubes, tengo el aire que respiro, tengo un mundo entero en mis manos, tengo mis oídos y mis piernas, mi boca, mis oídos, mis manos, estoy viva y tengo todas las posibilidades." Responde otro: "Tienes toda la razón, princesa, suena a texto barato de un panfleto de superación personal… pero no deja, por eso, de ser una verdad".
 
No he dicho que este libro, además, es un cuento de hadas contemporáneo, con princesa, dragón y hada, ni que las voces de los personajes, incluido el narrador, que no es más que un personaje más, en constante interacción con sus criaturas, se diferencian con distintos colores de tinta. ¿Su tema? Nuestros miedos, nuestros deseos, nuestras decisiones, nuestras emociones. Y sí: el mensaje es claro, los sentimientos que se manejan son los básicos, las alegorías que se plantean son fácilmente descifrables. Y, sin embargo, me ha dejado un buen sabor de boca.

6 comentarios:

7cc dijo...

Justo hoy comienzo con el libro!
Por cierto, me gustó tu blog, ya lo sigo!
Saludos!

Javier Munguía dijo...

Qué bien. Ojalá compartas tus impresiones en tu blog.

Muchas gracias por tu comentario. Nos leemos. Saludos de vuelta.

Axel GARCIA GARZA dijo...

MUY BUEN LIBRO ME ENCANTO MUCHO POR QUE NOS DAMOS CUENTA DE MUCHAS COSAS Y MAS QUE NADA SUS FRASES ME ENCANTARON MUCHO Y ME SIRVE PARA MEJORAR MI LEXICO COMO RAPERO Y MUY BONITO LIBRO LO RECOMIENDO

Javier Munguía dijo...

Saludos, Áxel.

princeess today dijo...

Me supee fasscino el libro, lo disfrute muchisimo, cuando leo siempre interrumpo la lectura dspues de haber leido unos 3 capitulos, bueno este no podia dejar de leerlo lei 13 en una sola noche, queria saber que seguia y rei mucho
Creo que como obra de teatro seria fantasticaa!!!
hoy fui a un grupo de autoayuda y temblaba de miedo ante lo desconocido y me dije: Soy una princesa que no debe temer a esto, y sonara raro pero mw tranquilice
Y decidi que al despertar todos los días me dire la misma frase

Javier Munguía dijo...

Gracias por compartir tu experiencia de lectura, Princeess. Y sí: los libros nos ayudan y nos cambian, sin necesidad de que sean de autoayuda. O como dijo una escritora argentina cuyo nombre no recuerdo: todo buen libro es, en el fondo, un libro de autoayuda. Saludos.